¿Conoce el nivel de madurez de Calidad en su empresa?
El nivel de madurez de calidad en una organización es una forma sencilla de determinar la situación actual de la Gestión de Calidad.


Muchas organizaciones aún no cuentan con Sistemas de Gestión de la Calidad eficientes que les permitan aprovechar todas sus ventajas. Evaluar el nivel de madurez de la calidad le permitirá tomar consciencia de las deficiencias de su actual sistema y dirigirlo hacia la mejora, además podrá predecir los beneficios que obtendrá al trabajar en la prevención y la mejora continua. 

La medición de la madurez es una guía de los pasos a seguir hacia la mejora de sus procesos, permite determinar cuáles de ellos se están relegando en el camino hacia la madurez. Este procedimiento ha sido adoptado como una autoevaluación para conocer la situacion actual de la empresa.



Evaluar el nivel de madurez de la calidad en las organizaciones

La experiencia y los estudios de algunos institutos de investigación internacionales, han permitido identificar cinco diferentes niveles de madurez de la calidad en las organizaciones:

Reactivo o Ad Hoc: solo se realizan acciones de mejora cuando se presenta un problema de calidad en proceso o un reclamo de cliente. En este caso, se suelen aplicar soluciones sin buscar la causa raíz del problema, desaprovechando la oportunidad de solucionar el tema definitivamente. El desempeño financiero y operacional es muy bajo. La organización no es capaz de satisfacer las demandas del mercado en el presente y mucho menos en el futuro.

Controlado: Se inician actividades de estandarización y mejoras sostenidas pero no se profundizan. En este caso existe un desempeño financiero y operacional discreto. Se logran satisfacer algunas demandas del mercado actual, pero las futuras están totalmente fuera de alcance. 

Proactivo: el desempeño operativo y financiero es aceptable. Se satisfacen las demandas del mercado actual, y existe el potencial para hacerlo con las del mercado futuro. A esta altura los equipos de trabajo se encuentran formados en metodologías y técnicas para la mejora continua (Lean, Six Sigma, kaizen) que buscan las causas raíz de los problemas y la sostenibilidad de las mejoras.

Ágil: Anticipación a los problemas y planteamiento proactivo para optimizar los procesos y maximizar su eficiencia. Con un excelente desempeño financiero y operativo, satisface demandas actuales y futuras del mercado. Sigue las tendencias que marca el mercado. 

Líder del mercado: es una organización que es tomada como referente por su desempeño financiero y operativo. Es capaz de promover el cambio en las costumbres comerciales y definir las condiciones del mercado. La mejora continua forma parte de la cultura de la empresa. A todos los niveles, cada uno se siente responsable de los procesos, de estudiarlos y de mejorarlos permanentemente.



"El nivel de madurez de la calidad, por alto que sea, siempre será susceptible de ser optimizado y no existe un mal momento para hacerlo."

Determinar el estado de madurez de un Sistema de Gestión es importante para visualizar la hoja de ruta a seguir para lograr ese crecimiento. Mediante esta sencilla evaluación podrá conocer qué tan maduro es su programa de gestión de calidad y qué necesita hacer para mejorarlo.



 

¡Lo podemos ayudar!