ISO 22301 - Fundamental para afrontar las crisis
Esta norma internacional tiene como objetivo que la organización se encuentre preparada para cualquier crisis, logrando que su impacto sea mínimo y así minimizar el tiempo de reanudación de la actividad.


En cualquier momento, una organización independientemente del número de trabajadores o de la actividad que realice, se puede ver afectada por una crisis o desastre.



Por esto, ya son numerosas las empresas que deciden trabajar en pro de la implementación de un Sistema de Gestión de Continuidad del Negocio. 



¿Qué es la ISO 22301?



Sistema de Gestión de Continuidad de Negocio



ISO 22301 es una norma internacional de gestión de continuidad de negocio. Esta ha sido creada en respuesta a la fuerte demanda internacional que obtuvo la norma británica original, BS 25999-2 y otras normas.



ISO 22301 identifica los fundamentos de un Sistema de Gestión de la Continuidad de negocio, estableciendo el proceso, los principios y la terminología de gestión de continuidad de negocio.



Proporciona una base de entendimiento, desarrollo e implantación de continuidad de negocio dentro de la organización. Se usa para asegurar a las partes interesadas clave que su empresa está totalmente preparada y que puede cumplir con los requisitos internos, regulatorios y del cliente.



La norma proporciona a las organizaciones un marco que asegura que ellos pueden continuar trabajando durante las circunstancias más difíciles e inesperadas, siempre protegiendo a sus empleados, manteniendo su reputación y proporcionando la capacidad de continuar trabajando y comercializando.



Beneficios de un Sistema de Gestión de Continuidad del Negocio




  • Asegura el cumplimiento de los objetivos de carácter prioritario en caso de contingencia.

  • Ofrece seguridad y confianza a todas las partes interesadas.

  • Minimiza las consecuencias adversas en los servicios de la empresa por una interrupción que no se esperaba.

  • Detección de amenazas y vulnerabilidades sobre las operaciones críticas de la organización, para su tratamiento y control de manera proactiva.

  • Integrar la estandarización, innovación y el liderazgo en la gestión del riesgo operativo.

  • Minimizar al mínimo las posibilidades de que una eventualidad provoque que la empresa de operar el tiempo suficiente como para que no pueda suministrar a tiempo sus productos o servicios.


¡Lo podemos ayudar!